Un estudio de reciente publicación, encabezado por la investigadora Claudia Westermann, del Centro Médico Universitario de Hamburgo – Eppendorf (Alemania) ha demostrado, tras revisar los datos de 44 ensayos clínicos publicados, que los profesionales sanitarios tienen el doble de probabilidades de infectarse del virus de la hepatitis C que el resto de la población. En concreto, un 60% más de posibilidades de infectarse con el virus; incluso, el porcentaje aumenta cuando en su labor diaria tienen que estar en contacto con la sangre, según el estudio publicado en la revista «Occupational and Enviornmental Medicine»

«El contacto con la sangre, como el pincharse con una aguja al poner una inyección, se asocia a un riesgo de infección y sigue siendo la principal amenaza para la salud de los sanitarios», ha reconocido Claudia Westermann, que ha liderado la investigación.

Precauciones Universales (OMS)

  • Lavarse las manos después del contacto directo con pacientes
  • No reencapuchar las agujas usadas
  • Recolección y disposición segura de objetos
  • Utilización de guantes para el contacto con fluidos orgánicos, piel, mucosas y membranas lesionadas
  • Utilización de máscaras, protección de ojos y bata si existe riesgo de salpicaduras por sangre u otros fluidos corporales
  • Cubrir heridas y abrasiones
  • Utilización de sistemas seguros para el manejo y disposición de restos hospitalarios

Actuación ante un accidente biológico

  • Depositar el objeto punzante en un contenedor de residuos
  • Lavar la zona con abundante agua y jabón
  • Aplicar antiséptico y cubrir con un apósito
  • Informar al departamento de medicina preventiva

Por Clemen Gómez, profesora de Centro de Estudios Técnicos en Sanidad