Ha llegado el momento de la verdad, el día del examen. En este punto ya has hecho casi todo lo que podías hacer para estar completamente listo para el gran día. Planificaste tus estudios, hiciste y seguiste tu calendario de estudio y has estudiado como nunca, así que posiblemente pienses que poco más puedes hacer para sacar la mejor nota en estos exámenes.

Sin embargo, a pesar de todos tus esfuerzos anteriores, algo muy importante aún está por hacer. Si no consigues rendir al máximo durante el examen es posible que todo el trabajo que has realizado no se vea reflejado en las notas del examen. Por eso queremos compartir una serie de consejos para ayudarte a rendir al máximo el día del examen:

  1. Tómate tiempo para desayunar y prepararte tranquilamente. Toma un desayuno equilibrado y no comas nada pesado.
  2. Revisa la hora y lugar del examen para asegurarte de que no has confundido el día/hora/lugar.
  3. Antes de salir de casa asegúrate de que llevas todo lo que necesitas: carnet de identidad, bolígrafos, etc.
  4. Dirígete al lugar del examen con tiempo suficiente. Pueden suceder muchas cosas inesperadas por el camino y ¡no querrás llegar tarde!
  5. Si tienes gente alrededor que está en estado de nerviosismo o pánico, evítalos ¡No te están haciendo ningún favor!
  6. Ve al baño antes de que empiece el examen.
  7. Recuerda escribir tu nombre en el examen, o poner los códigos correspondientes. Hay gente que olvida hacerlo…
  8. Lee todas las preguntas cuidadosamente.
  9. Empieza a contestar por las preguntas que te resulten más fáciles. No es necesario que sigas el orden en el que están planteadas.
  10. Si sientes que tu cerebro se ha quedado paralizado, empieza a leer otra pregunta y verás cómo empiezas a recordar de nuevo.
  11. No dediques más tiempo del previsto a cada pregunta y deja cualquiera que no tengas clara para el final.
  12. No temas preguntar al examinador si tienes alguna duda sobre alguna de las preguntas.
  13. Aprovecha cada minuto del examen y si te sobra tiempo, repasa tus respuestas antes de entregar el examen.
  14. Mantén la calma. Lo has hecho muy bien y ¡no tienes nada que temer!

¡¡¡MUCHA SUERTE!!!