Valientes, atrevidos, arriesgados, trepidantes guerreros, diamantes en bruto, algunos egocéntricos, dinámicos, fuertes. Éstos y otros son los atributos del perfil emprendedor.

A continuación os dejo una relación de los puntos más importantes que podrías valorar y tener en cuenta a la hora de realizar un buen Plan de Viabilidad y evitar así sustos innecesarios:

  1. Reducir al máximo los gastos fijos: se pueden facturar grandes cantidades de dinero pero si no valoramos la cantidad de gastos no vamos a obtener resultados favorables. Uno de los remedios básicos es evitar contratar a mucho personal.
  2. Tener mucho cuidado a la hora de asociarse: una mala elección puede llevarte al cierre de tu negocio.
  3. Observar a la competencia para poder valorar el precio de tus productos: es decir, hacer un estudio exhaustivo del mercado donde quieres introducir tus productos, para ello has de tener en cuenta el tamaño, el público al que te quieres enfocar y valorar la cuota de mercado.
  4. Retrasar el comienzo de la actividad por miedo al fracaso: el miedo a fracasar precisamente lo que genera es fracaso. La perfección no existe y un error puede ayudarte a rectificar y conseguir liderar con éxito tu negocio.
  5. Crear equipos capacitados y expertos: uno de los errores más graves es trabajar con familiares y amigos ya que no suelen cubrir las necesidades de la organización. Equipos competentes y diferenciados siempre van a ser mucho más eficaces.
  6. Dedicarle tiempo: si pretendes tener un negocio y no dedicarle tiempo estás muerto. Los principios suelen ser exigentes en este sentido, eso no quiere decir que no optimices tu tiempo valorando tu vida en general y no puedas disfrutar de los tuyos ni de ti, pero la jornada laboral ha de ser completa.
  7. Desarrollarse y crecer vertiginosamente: recuerda que lo más importante en tu negocio no es maximizar si no que sea un negocio sostenible. Una buena empresa se consigue poco a poco.
  8. Ser optimista pero con cautela: el pensamiento positivo te va a ayudar a enfrentar grandes retos, pero no te has de olvidar de ser realista. Por ello es tan importante no sobrevalorar los ingresos y subestimar los costos.
  9. Pensar en tu negocio como si fueras un inversor: es importante estar dispuesto a ceder participación, es así como piensan los grandes inversionistas. Es mejor ser el dueño de una porción de empresa que tener un 100% de nada.

MUCHA SUERTE Y A POR TODAS!!!!

Por Olga Mallorquín Rodríguez, psicóloga y profesora de Centro de Estudios Técnicos en Sanidad