¡Qué difícil es volver a la rutina! Pero hay que asumirlo, el verano se ha terminado y comienza la nueva temporada con sorpresas, retos y aventuras. Así que deja a un lado la pereza y toma nota de nuestros consejos para sobrevivir a los primeros días en las aulas, que por cierto suelen ser los más duros. Con este blog te queremos ayudar a volver a la normalidad, con algunos trucos sobre cómo afrontar el primer día de clase.

  1. Si te sirve de consuelo, no eres la única persona en el mundo que siente nostalgia. De hecho, los expertos tienen un nombre para eso que sientes: es el síndrome postvacacional. Tristeza, apatía e irritabilidad suelen ser emociones frecuentes al tener que afrontar el temido primer día de clase.
  2. Mentalizarse es muy importante para superar todos nuestros sentimientos ante la vuelta a clase. Los expertos nos recomiendan volver de vacaciones al menos una semana antes de comenzar con las clases, para ir adaptándonos un poco cada día a la rutina de siempre. Aprovecha esos días previos para organizar tu agenda, reencontrarte con antiguos compañeros de clase…
  3. Los primeros días de clase serán los más difíciles, ya que nuestra mente está todavía pensando en las vacaciones. Por lo tanto, debemos plantearnos algunos estímulos o premios que nos ayuden a hacer frente a la rutina con una actitud positiva y con más ilusión que nunca. Aprovecha para hacer cosas nuevas y estimulantes, descubrir otros hobbies, reunirte con tus mejores amigos,… Es una forma de comenzar el nuevo curso académico con muy buen humor.
  4. Aunque nuestro consejo preferido para hacer frente al primer día de clase es el deporte. La actividad física estimula una glándula del cerebro que libera endorfinas, que son unos neurotransmisores relacionados con el placer y la felicidad. Una explicación científica para eliminar el estrés y la ansiedad de tu vida con ayuda del deporte.
  5. Por supuesto, evita los pensamientos negativos por tener que volver a la rutina. Piensa que tienes otra oportunidad para hacer bien las cosas, mucho mejor que el año anterior.

 Por Olga Mallorquín Rodríguez, psicóloga y profesora de Centro de Estudios Técnicos de Sanidad